Cuando las redes empresariales han sido atacadas, no solo se pone en riesgo la información de la compañía, a su vez, compromete la de sus clientes, afectando de manera inmediata la imagen, reputación y credibilidad de la empresa. Para evitar este tipo de problemas, es clave que las compañías tengan un plan de defensa que le permita disminuir las vulnerabilidades y contener los ataques. La seguridad de endpoints (o de puntos finales) puede ser una de las mejores estrategias de seguridad que puede implementar en su negocio para disminuir este tipo de vulnerabilidades. Sin embargo, se deben complementar otras prácticas para que esta misma sea muy eficiente. Por ello, en esta nota le brindaremos detalles sobre: